Archive | Mexico RSS feed for this section

Para México, Indomable

26 Sep
Chaibar

Chaibar

Mi querido pedacito de la Ciudad de México, la Condesa, está de duelo. Mis amigos me dicen que no reconocería mi colonia. Que mi hogar fuera del hogar, el Chaibar, ya no reabrirá. El País ha publicado un video detallando los cambios en la calle donde vivía, Avenida Amsterdam. Hay cuadras donde sigue mas o menos la vida normal, y hay cuadras donde se ven camionetas de mudanza, porque los vecinos se ven obligados a mudarse, por la inseguridad de los edificios. Hay grietas y huecos en las fachadas de muchos edificios, y en la esquina de Amsterdam con Laredo, hay los escombros de un edificio que se tumbó, y los restos de la gente que vivía allí. Esta imagen horrorosa se repite en la Condesa, en la Colonia Del Valle, en Xochimilco, y en los estados de Puebla y Morelos, que fueron muy impactados por el sismo del 19 de septiembre. Sí, la misma fecha del sismo del 1985. Dios tiene un sentido de humor bastante morboso.

Aunque sí hay mucha tristeza al ver mi ciudad en una situación desesperada, me alienta tanto el amor al prójimo que están en las calles de México. Ha habido tantos voluntarios que han tenido que decir a la gente que se vayan a casa, que ya hay demasiados presente. Los que pueden ayudar con el rescate de cuerpos, sean vivos o no, han ayudado, durante horas y horas sin descansar. Los niños han donado juguetes y dulces a los damnificados. He visto una foto de un joven que se vestía de payaso para entretener a los niños en un albergue. Yo tengo amigos que han organizado colecciones de comida, medicamentos, y víveres. Los mexicanos se están dando la mano a sus conciudadanos, con humor, a pesar de mucho cansancio, y con mucho amor. La grandeza del pueblo mexicano está a la vista para que todo el mundo lo vea.

También he leído sobre psicólogas que prestan sus servicios a gente que lo necesita, y todos lo necesitarán. La adrenalina se irá disipando, y después quedará el trauma. Toda la ciudad ha vivido un trauma, y eso también seguirá en los meses venideros. Lo importante, lo esencial, es que los chilangos guarden los lazos que han creado durante esta última semana.

Dejo esta reflexión sobre mi ciudad y su gente con mi publicación sobre mis lugares favoritos en la Ciudad de México, y con las palabras del escritor Juan Villoro. Adelante, México.

“El puño en alto”

Eres del lugar donde recoges
la basura.
Donde dos rayos caen
en el mismo sitio.
Porque viste el primero,
esperas el segundo.
Y aquí sigues.
Donde la tierra se abre
y la gente se junta.

Otra vez llegaste tarde:
estás vivo por impuntual,
por no asistir a la cita que
a las 13:14 te había
dado la muerte,
treinta y dos años después
de la otra cita, a la que
tampoco llegaste
a tiempo.
Eres la víctima omitida.
El edificio se cimbró y no
viste pasar la vida ante
tus ojos, como sucede
en las películas.
Te dolió una parte del cuerpo
que no sabías que existía:
La piel de la memoria,
que no traía escenas
de tu vida, sino del
animal que oye crujir
a la materia.
También el agua recordó
lo que fue cuando
era dueña de este sitio.
Tembló en los ríos.
Tembló en las casas
que inventamos en los ríos.
Recogiste los libros de otro
tiempo, el que fuiste
hace mucho ante
esas páginas.

Llovió sobre mojado
después de las fiestas
de la patria,
Más cercanas al jolgorio
que a la grandeza.
¿Queda cupo para los héroes
en septiembre?
Tienes miedo.
Tienes el valor de tener miedo.
No sabes qué hacer,
pero haces algo.
No fundaste la ciudad
ni la defendiste de invasores.

Eres, si acaso, un pordiosero
de la historia.
El que recoge desperdicios
después de la tragedia.
El que acomoda ladrillos,
junta piedras,
encuentra un peine,
dos zapatos que no hacen juego,
una cartera con fotografías.
El que ordena partes sueltas,
trozos de trozos,
restos, sólo restos.
Lo que cabe en las manos.

El que no tiene guantes.
El que reparte agua.
El que regala sus medicinas
porque ya se curó de espanto.
El que vio la luna y soñó
cosas raras, pero no
supo interpretarlas.
El que oyó maullar a su gato
media hora antes y sólo
lo entendió con la primera
sacudida, cuando el agua
salía del excusado.
El que rezó en una lengua
extraña porque olvidó
cómo se reza.
El que recordó quién estaba
en qué lugar.
El que fue por sus hijos
a la escuela.
El que pensó en los que
tenían hijos en la escuela.
El que se quedó sin pila.
El que salió a la calle a ofrecer
su celular.
El que entró a robar a un
comercio abandonado
y se arrepintió en
un centro de acopio.
El que supo que salía sobrando.
El que estuvo despierto para
que los demás durmieran.

El que es de aquí.
El que acaba de llegar
y ya es de aquí.
El que dice “ciudad” por decir
tú y yo y Pedro y Marta
y Francisco y Guadalupe.
El que lleva dos días sin luz
ni agua.
El que todavía respira.
El que levantó un puño
para pedir silencio.
Los que le hicieron caso.
Los que levantaron el puño.
Los que levantaron el puño
para escuchar
si alguien vivía.
Los que levantaron el puño para
escuchar si alguien
vivía y oyeron
un murmullo.
Los que no dejan de escuchar.

 

Advertisements

Jamás Será Vencido

25 Jan
Women's March

Women’s March

Tengo ganas de expresarme pero no sé qué decir. Durante el día de hoy, he sentido rabia, ira, tristeza, y un profundo sentimiento de impotencia. Ya siento que han pasado días desde el Women’s March que asistí en San Francsico el sábado, donde salí sonriendo y con mucha esperanza. Pero hoy, Trump promete construir el muro fronterizo. Pero la noticia no termina ahí.

Según una copia de los planes iniciales de Trump sobre qué hacer con las ciudades santuarias que darán refugio a los inmigrantes indocumentados, se publicará una lista semanal de delitos cometidos por los indocumentados en dichas ciudades. Cuando lo leí en Twitter, mi primer pensamiento fue, “esto provocará una ola de odio”. Cometerán delitos inspirados por esta campaña de odio que viene desde el hombre más poderoso del mundo. Creo que esta lista odiosa es el aspecto mas fea de todo lo que he leído hoy, además del bloqueo de refugiados de países asolados por la guerra, el 35% arancel sobre importaciones mexicanas, y la mentira que votaron miles de millones de “ilegales” que le costaron al pobrecito Trump su voto popular. El término ilegales- un adjetivo para referirse a seres humanos- es ofensivo. Pero suponer que todo voto latino era un voto ilegítimo es sumamente racista. Me molesta que los medios masivos no habla del aspecto racista de esta mentira; lo critican como falso e impreciso, pero no lo ven como parte de la vasta campaña en contra de la comunidad mexicana de Estados Unidos.

Quiero que la esperanza de la marcha femenina se traduce en acciones concretas en las semanas y los meses venideros. Quiero que toda persona decente se declare en contra de este odio. Más que nada, espero que nuestros líderes tanto en California como en Washington reflejen la decencia de su gente. Los latinos están bajo amenaza. Es hora de parar, organizarnos, y manifestarnos. De nuevo.

Dónde Comer y Tomar en la Ciudad de México

11 Sep
Chaibar

Chaibar

Solo viví en la Ciudad de México (otroramente conocida como el Distrito Federal) durante diez meses, pero en ese plazo corto, me gustaba explorar mi colonia, la Condesa, y la colonia aledaña, la Roma. Por esa razón esta lista tiene un sesgo por esas áreas. Abajo encontrarán algunos de los locales que extraño y que felizmente visitaría en el futuro.

Chaibar– Ubicado a unos metros del Parque México, Chaibar significa mucho para mi. En el principio, cuando no conocía a mucha gente en mi nueva ciudad, y mas adelante, tras un día laboral intenso y estresante, Chaibar servía como mi refugio. Los empleados siempre eran amables y abiertos, y crearon un ambiente cálido que atraía a la gente día y noche. El chai es cremoso y sabroso, hecho con ingredientes naturales y leche de soya, con tres opciones posibles- té negro, té de limón, o campechano, una mezcla de los dos. A mi siempre me gustaba el campechano. Chaibar es un buen lugar para tomar tu te y mirar el mundo pasar.

Libreria El Péndulo– Es una cadena de librerías que se denominan “cafebrerías”, con restaurantes en las premisas. La que está en la Condesa, en calle Nuevo León, donde me gustaba desayunar los fines de semana, cuenta con músicos en vivo los sábados por la mañana. Hay una cosa que siempre pedía para desayunar, los Huevos Macondo. Era un desayuno con sabor muy mexicano, con un huevo frito encima de una quesadilla llena de quesillo, huitlacoche y flor de calabaza, cubierto de salsa verde. Acompañado por un café o jugo, y sobretodo con un buen libro, es una buena forma de comenzar el fin de semana.

Jalil Sabor a Hogar

Jalil Sabor a Hogar

Jalil Sabor a Hogar– Visité este restaurante en Roma Norte poco después de su inauguración, y de pronto entablé uan amistad con los dueños, quienes fueron muy sorprendidos cuando les dije que soy libanesa. Pero si mi cara no les convencía de mis orígenes, mi afinidad por su comida lo hizo. Pedir el plato libanés, un surtido de comidas distintas, es la mejor forma de probar todo en un solo lugar. Aunque las hojas de uva rellenas nunca han sido mi comida favorita, me encanta las que preparan aquí, llenas de arroz y carne y bañados en aceite de olivo. Eso, y el kipe crujiente (la cosa en forma óvalo en la foto), eran mis favoritas, aunque en realidad todo es rico.

Helado Obscuro– Vine una noche con una amiga, y cuanto más nieve comimos, mas borrachas nos pusimos. Aquí sirven nieve con licor, y con MUCHO licor. Unos ejemplos de los sabores que ofrecen son absenta y frambuesa o Kahlua chocolate. También vale la pena ir por la música y el ambiente 100% hipster.

Gourmart– Los dueños de este restaurante colombiano modesto en la Roma Norte siempre te saludan con una sonrisa. Tienen una carta sencilla, con solo dos opciones de comida de lunes a viernes. El café colombiano es una buena forma de comenzar el día, fuerte pero nada amargo, y por la tarde las mejores opciones son el  sancocho, un guisado que lleva pollo desmenuzado, elote, rajas de aguacate, una salsa no picosa, y arroz, y el sudado de albondigas, que son albondigas bañadas en una salsa de jitomate y cebolla- todo servido con una arepa al lado. Esta comida es muy buena para el alma cuando hace frío.

Rosetta

Rosetta

Rosetta– Tenía ganas de conocer este restaurante desde que leí noticias sobre ello antes de llegar a México, y por eso pensé que cenar en Rosetta sería una buena forma de festejar mi cumpleaños. Y cuando llegamos esa noche lluviosa, no me decepcionaron. El ambiente es íntimo, y no es de sorprender, ya que el restaurante ocupa una casa porfiriana en la Roma Norte. La gastronomía es italiana con un toque mexicano. Recuerdo un pan divino, crujiente por afuera y con una masa esponjosa por dentro, un primer plato de hinojo frito, y una pasta hecha con un ragú jugosa con sabor a ajo. Para resumir, lo recomiendo para cualquier ocasión especial.

Riviera del Sur– He ido a este restaurante/bar en la Roma Sur varias veces con varios amigos, y siempre me ha gustado por su buena comida yucateca. La sopa de lima es como una sopa de tortilla pero mas sencilla, los kibis son muy parecidos al kipe libanés, y los tacos de cochinita pibil son una rica forma de consumir el puerco (sobre todo si te gusta lo dulce). La Riviera es amplio y tiene un ambiente amigable, así que es un buen lugar para pasar el tiempo con amigos.

Mercado Roma

Mercado Roma

Biergarten– En la azotea de Mercado Roma, un mercado a la moda donde hay puestos que venden todo, de los sandwiches vietnamitas a las paletas, Biergarten es un bar de cerveza inspirado por los mismos que se encuentran en Alemania. Te da la oportunidad de disfrutar de una buena cerveza al aire libre. La carta de comida tiene buenas opciones, y si la cerveza no es lo tuyo, los ‘smashes’ son una buena opción de cocteles.

Los tacos callejeros cerca de la  Sumesa, Calle Oaxaca y Avenida Álvaro Obregon. Es difícil describir este lugar porque es un puesto callejero sencillo, y tengo que recomendarlo sin ningún enlace, ni foto, ni una buena descripción de su ubicación. Espero que siga allí y que no haya cambiado. Hacen tacos con una variedad de rellenos, con frijoles pintos y papas fritas crujientes encima. Simplemente es lo mejor. Imprescindible comerlo con una botella de Coca Cola.

También cabe mencionar: Lardo, Temporal, Azul Restaurante

Where to Eat and Drink in Mexico City

11 Sep
Chaibar

Chaibar

I only lived in Mexico City for ten months, but in that short time, I enjoyed exploring my neighborhood, Condesa, and the neighboring Roma neighborhood. For that reason this list skews heavily towards those areas. Below are some of the places I now miss and would gladly visit on any future visits to the city.

Chaibar– Located just off of Parque México, Chaibar is very meaningful to me. During the times when I felt either lonely as a newly arrived expat who didn’t have many friends yet, or disillusioned after a long, stressful day at work, I always found Chaibar to be a refuge. The employees were always so warm and friendly, and they created a convivial atmosphere that attracted people day and night to this closet-sized space. The chai is creamy and flavorful, made will all-natural ingredients and soy milk, with three options available- black tea, lemongrass, or ‘campechano’, a mix of both. I always enjoyed the campechano. Chaibar is a good place to drink your tea and people watch.

Libreria El Péndulo– This is a small, local chain of bookstores that also have restaurants on the premises. The Condesa location, where I liked to eat breakfast on the weekends, had live music on Saturday mornings, which was a lovely accompaniment to the meal. There was one item I liked to order, called Huevos Macondo. It was a tasty Mexican breakfast, a fried egg on top of a tortilla filled with cheese, huitlacoche (like a very pungent mushroom) and squash, all covered in a mild green sauce. With a coffee or juice, and especially with a good book, it was a great way to start the day.

Jalil Sabor a Hogar

Jalil Sabor a Hogar

Jalil Sabor a Hogar– I first visited this restaurant in Roma Norte shortly after it opened, and quickly became friends with the owners, who were quite surprised to learn that I’m Lebanese. But if my looks didn’t convince them of my origins, my fondness for their food did. I found that ordering the plato libanés, an assortment of different dishes, was the best way to get all of my favorite tastes in one place. Although stuffed grape leaves have never been a favorite of mine, I loved the ones here, moist and full of flavorful rice and meat. That, and the crisp kibbeh (the football-shaped item in the picture), were my favorites, though everything on the plate is delicious.

Helado Obscuro– I came with a friend one night, and the more ice cream we ate, the drunker we started to feel. Not only does this ice cream shop serve liquor-infused ice cream, but the ice cream is VERY liberally infused with the alcohol. Think flavors like absinthe raspberry and Kahlua chocolate. It’s also worth visiting this spot in Roma Sur for the very hisptery music and décor.

Gourmart– The owners of this modest Colombian restaurant in Roma Norte always greet you with a smile. They have a simple menu, with two specials served for lunch each weekday. The Colombian coffee is good first thing in the morning, strong but not bitter, and in the afternoon the best choices are the sancocho, a stew filled with chicken, corn, avocado slices, mild salsa, and rice, and the sudado de albondigas, meatballs in a tomato-onion sauce, all served with an arepa on the side (a corn-based wafer). Especially comforting on a cold day.

Rosetta

Rosetta

Rosetta– Intrigued by reviews of this restaurant that I had read before I arrived in Mexico, I thought that a dinner there would be the perfect way to celebrate my birthday. And once we showed up on that rainy night, I was not disappointed. The ambience was homey and intimate, which is not surprising given that the restaurant occupies a former 19th-century home in Roma Norte. The cuisine is mostly Italian with a strong Mexican streak. I recall having bread that was divine, with a crunchy crust and light and airy dough, an appetizer of crispy, fried hinojo (a leafy herb), and a pasta dish with a meaty ragu studded with garlic and all kinds of delicious spices. All in all, a wonderful restaurant for a special occasion.

Riviera del Sur– I’ve been to this restaurant/bar in Roma Sur several times with different friends, and I’ve always enjoyed the Yucatecan food. The sopa de lima is a citrusy, pared-down tortilla soup, the kibis, which surprisingly are a lot like Lebanese kibbeh, are a good accompaniment to a cold beer, and the tacos de cochinita pibil are an ideal pork-delivery system (and are especially good if you have a sweet palette, since the pork is cooked in a citrus marinade). La Riviera is spacious and friendly, a good place to get a drink and relax with friends.

Mercado Roma

Mercado Roma

Biergarten– On the top floor of Mercado Roma, a swanky market with food booths selling everything from banh mi to popsicles, Biergarten is a German-inspired beer hall that gives patrons the chance to drink a pint of beer outdoors while enjoying good music. The food options are good-I remember having poutine covered in gravy- and if ice cold beer on tap is not your thing, the smashes are a great cocktail option.

Street tacos near Sumesa grocery store, Calle Oaxaca and Avenida Álvaro Obregon. This one is hard to describe because it’s a street food stall, and I have to recommend it without a link, a photo, or a firm description of the location. I hope that this place is still there and still as good as usual. They make tacos with a variety of meat fillings that are topped with whole pinto beans and crispy French fries. It’s the best taco around.

Honorable mention: Lardo, Temporal, Azul Restaurante